Nuestro viaje a República Dominicana ?>

Nuestro viaje a República Dominicana

¡Cuánto tiempo sin poder contaros mis aventuras!

Papá, mamá, Felipín y yo hemos estado de viaje muuuuuuy lejos, tan lejos que para llegar tuvimos que coger un avión muy grande.
Pura y Carmela me explicaron que íbamos a cruzar el charco, pero bueno… yo creo que era más que un charco, volamos muchas horas encima del agua, del océano me dijo mamá.

imagen-de-avion-para-blog

Un día papá llegó a casa y le dijo a mamá que le habían surgido unos importantes negocios en República Dominicana y que nos íbamos a trasladar allí unos meses.

No me preguntéis qué son los negocios porque no tengo ni idea. Se lo pregunté a mamá y me dijo que eran cosas de mayores, que yo tenía mis tareas escolares y papá sus negocios.

Así que mamá hizo algunas llamadas a nuestra familia dominicana y preparó las maletas.

Yo no tenía ni idea de que teníamos otra familia en un lugar tan lejano.

Cuando el abuelo Gonzalo vio mi cara de susto, me cogió en brazos y me contó una historia increíble.

Resulta que mi abuela Amelia tenía dos hermanos, D. Armando y D. Antonio, que cuando eran muy jóvenes viajaron a República Dominicana a buscar trabajo porque aquí no había. Jolín, ¿por qué nadie me había hablado de ellos? tampoco soy tan pequeña, debería saber estas cosas ya ¿no?

Pues nada, al cabo de unos días en los que mamá estuvo muy atareada con papeles, maletas y cremas para espantar los mosquitos por fin el abuelo Gonzalo nos llevó al aeropuerto.
En casa quedaron las abuelas Amelia y Lourdes y el abuelo Jose, con cara de susto, muy preocupados porque Felipín y yo éramos muy pequeños para viajar tan lejos.

_mg_1055-2

A Pura y Carmela les cayeron muchas lágrimas, aunque querían disimular e intentaban sonreír, pero sólo les salía una mueca un poco fea.

Uy! Mirad qué tarde es! además mamá me ha dicho que cierre ya los ojos. Mañana os seguiré contando…

Comments are closed.