…Niña que no escucha, niña que no aprende… ?>

…Niña que no escucha, niña que no aprende…

El abuelo Gonzalo, llena de cartelitos la casa:

“No prestéis libros os ruego, que los libros son muy caros, además que son muy raros, los que los devuelven luego”.

No es que el abuelo sea un tacaño, pero parece que sus amigos se han debido de quedar con muchos libros, porque los tiene colocadísimos y no te deja ni sacarlos del despacho.

Al abuelo le gustan las normas y las tiene para todo, pero sobre todo para él mismo. Él dice que es muy germánico pero la abuela dice que es un poco pesadito…

En la cocina tenemos una pizarra y nos ha escrito un montón de cosas que va cambiando.  Mi hermano que no se entera de mucho al ser pequeño, se libra de casi todo, pero a mí, me dice casi cada día, que si no me aprendo esas normas que pone en la pizarra, no estaré para salir de casa.  La verdad que salgo igual, porque todo, todo, es mucho saber. Que tampoco soy tan grande…

Carmela se enfada porque dice que la pizarra era para la compra y no para hacer de encerado.

“Niña que no escucha niña que no aprende”, eso quiere decir que tengo que dejar hablar a los mayores, escuchar lo que te dicen y pensarlo “para adentro” y que luego puedo preguntar si tengo dudas.

Como entres en casa y no digas ¡hola!, ni preguntes que cómo está, te hace salir de nuevo:

.-“Siempre que llegues a un sitio que haya gente, hay que saludarles, aunque no los conozcas, siempre”. 

Así que cuando voy con mi madre de compras me paso el rato sentada en el carrito, dando los buenos días.  Mamá dice que no lo he entendido bien, y que no hace falta tanta parafernalia, que le pongo la cabeza como un bombo.: ¡qué se aclaren mira tú!.

El otro día vino José Luis, el hijo de unos amigos de papá. La verdad que el niño no contestaba y miraba mucho al suelo. Cuando se fueron, la abuela comentó que era tan tímido como José Luis padre, y el abuelo contestó que con más de doce años uno no es tímido, lo que es, es un mal educado.

Que siempre pida las cosas “por favor” y que hay que dar las “gracias”. Eso me lo repite caaaada día, y que respete a los demás. Que eso del respeto ya me lo contará dentro de un par de años y que lo voy a entender perfectamente.

Ahora ha puesto otro cartelito en mi habitación: “Educación y modales, abren puertas principales”

Voy a preguntarle qué quiere decir:

¡abuelooo!

Comments are closed.